El vals del agua en la Garganta de Las Nogaledas

Cascada de Las Nogaledas

El vals del agua en la Garganta de Las Nogaledas

FICHA TÉCNICA

Recorrido: Navaconcejo-Las Nogaledas-Navaconcejo
Identificación: Garganta de Las Nogaledas
Distancia: 6,51 kilómetros
Circular: SI
Dificultad: Fácil
Tiempo total: 3 horas
Tiempo en movimiento: 2 horasem>
Cota máxima: 714 metros
Cota mínima: 486 metros
Desnivel máximo: 224 metros
Recomendable con niños: SI 
Recomendable para inexpertos: SI
Mejor época:Primavera y Otoño

Melódico, acompasado, suave, armonioso. Así es el sonido del agua en la Garganta de Las Nogaledas, uno de los secretos mejor guardados del Valle del Jerte. Un verdadero regalo para los sentidos que descubrimos casi por casualidad en internet, ya que la Garganta de los Infiernos se lleva todo el protagonismo mediático y turístico.

Ruta Cascada de las Nogaledas

Ruta Cascada de las Nogaledas

Este vals musical está casi escondido en la localidad de Navaconcejo, la primera población del valle si conducimos desde Plasencia. Es verdadera música para los oídos pero también para la vista: cinco espectaculares cascadas que se suceden en una verdadera película natural en lo que nos gusta denominar el Amazonas cacereño.

La verdad es que sorprende encontrarse a apenas 10 minutos a pie del pueblo este espectáculo del agua y la naturaleza. En un hallazgo inesperado y maravilloso. Con el aliciente de que es un sendero no masificado, al menos en determinadas épocas, por lo que puedes disfrutar en plenitud del sonido de los pájaros y del rumor tranquilizador del agua.

El paseo se inicia al pie del Río Jerte, en una zona maravillosa de baño con aguas cristalinas pero gélidas. Desde ahí el camino, perfectamente marcado, arranca en una sinuosa subida pegado al margen derecho de las cascadas. Además, cada pocos metros hay una zona de recreo en forma de poza que admirar y donde deleitarse con las cámaras de fotos.

Un poco más arriba llegamos hasta la carretera, que hay que cruzar, y al lado izquierdo aparece perfectamente señalizado el último tramo, la última etapa de la subida, para poner la guinda al pastel.

Ruta Las Nogaledas

La mayor de las cascadas.

En un peñascal con vistas indescriptibles sobre el Valle del Jerte nos topamos con un curioso grupo: una extraña manada formada por dos cabras y tres perros pastores, acompañados por su dueño. Tras admirar Cabezuela de Valle en lontananza y charlar sobre las bondades de la cereza del Jerte con el paisano, retomamos el camino.

El culmen de la belleza llega en una pasarela de hierro que permite tomar imágenes de película, absolutamente mágicas, con hilos de agua dibujando caprichosas formas en su caída durante el importante desnivel.

Apenas unos metros más de esfuerzo físico y llegamos al final del ascenso, que da paso a un camino por el que dejarse caer descansado las piernas. Desde ahí es todo bajada, casi al libre albedrío, ya que la señalización de la ruta se pierde y cada excursionista atrocha por donde quiere. Hay una pista de asfalto pero solemos huir de este tipo de pavimento.

Entre veredas encontramos otra sorpresa: un limonero y un naranjo, hermanados, que ofrecen sus coloridos frutos a los paseantes.

Con la bruma pegada a los tejados de Navaconcejo descendemos hasta el punto de salida con la sensación de haber estado en otro país, perdidos en tierras salvajes.

No lo hemos soñado. Es real. Y está al alcance de la mano y de todos los bolsillos. No hay que coger ningún avión. Está a muy pocos kilómetros de Plasencia. Y es el perfecto aperitivo para saborear después en profundidad el incomparable Valle del Jerte.

Compartir

Dejar un comentario

avatar
500
  Suscribir  
Notificar a