Azud de Villagonzalo y Castillo de El Carpio. Una ruta por el campo charro

Panorámica del Campo Charro

Azud de Villagonzalo y Castillo de El Carpio. Una ruta por el campo charro

                                 FICHA TÉCNICA

Recorrido: Villagonzalo de Tormes – Azud de Villagonzalo – Castillo de Carpio Bernardo – Carpio-Bernardo
Distancia: 9,33 kilómetros
Circular: SI
Dificultad: Fácil
Tiempo total: 3 horas y media
Tiempo en movimiento: 2 horas y media
Cota máxima: 898metros
Cota mínima: 789 metros
Desnivel: 96 metros
Recomendable con niños: SI 
Recomendable para inexpertos: SI
Mejor época: Invierno

¡Otra excursión de leyenda! Esta vez nos encaramamos al Castillo de Carpio Bernardo, situado en el campo charro, pasando por el Azud de Villagonzalo. Lugares que estáis obligados a visitar si queréis sumergiros por el paisaje castellano de la meseta.

Un poco de historia

La leyenda de Bernardo del Carpio

Si hubiera que elegir un superhéroe histórico en España –aún más que El Cid y los conquistadores– éste bien pudiera ser Bernardo del Carpio. A este personaje se le atribuyeron tantas proezas que ha llegado a ser tachado como legendario por algunos historiadores.

El nacimiento del Bernardo fue un escándalo debido al matrimonio secreto de sus padres la infanta Jimena y el conde Sancho Díaz de Saldaña. El rey Alfonso El Casto nunca aprobó esta relación, así que encerró al conde en el castillo de Sardaña y a la infanta la metió en un convento.

Bernardo del Carpio Plaza Mayor de Salamanca
Bernardo del Carpio Plaza Mayor de Salamanca

Ya en el año 808, durante la Batalla de Roncesvalles, Bernardo del Carpio hizó la proeza que le dió la fama: mató a Roldán, un importante comandante de los francos y además sobrino de Carlomagno.

Castillo de Carpio Bernardo desde el Azud de Villagonzalo
Castillo de Carpio Bernardo desde el Azud de Villagonzalo

El antagonismo de Bernardo del Carpio con los reyes Ramiro I y Ordoño I quizá fuese motivo por el que decidieran mantener en cautiverio a su padre, el conde Sancho Díaz. Pero con el rey Alfonso III Bernardo se convirtió en su defensor, a quien reiteró la petición de libertad para su padre. Con la nueva negativa Bernardo se encerró en el Castillo del Carpio, tomando entonces su nombre y se dedico a asolar las tierras del rey.

Finalmente consiguió la autorización del rey para liberar a su padre, pero cuando se presentó en el castillo para recogerlo se enteró de que había muerto hacía tres días, solo pudiendo llevarse su cuerpo.

Si queréis saber más de este legendario personaje, seguro que encontráis libros, comics y peliculas sobre él.

Inicio de la ruta

Encontramos aparcamiento enseguida, justo al lado del Azud de Villagonzalo, en el mismo pueblo de Villagonzalo de Tormes. Allí comenzaba el recorrido, muy fácil de seguir porque iba paralelo al Azud hasta la presa.

Para que sepáis un poco más sobre el Azud de Villagonzalo, es un embalse del río Tormes y su contrucción finalizó en 1965. Las aguas del Azud son empleadas para regadío y para abastecer de agua potable a Salamanca y otros municipios cercanos. Además es una hidroeléctrica.

Volviendo a la ruta, no os preocupéis por el desnivel porque toda la zona es plana. Nos quedamos con ganas de volver con las bicis para recorrer más terreno. El único desnivel que hicimos fue porque subimos a una loma justo al lado de la presa para disfrutar de las vistas. También subimos y bajamos al Castillo de Carpio Bernardo. Las dos pequeñas cumbres merecen la pena.

Castillo de Carpio Bernardo

Después de la presa ya nos dirigimos hacia el Castillo. Desde allí se puede ver perfectamente la ubicación del castillo en un altozano, así que puedes elegir el camino que prefieras recorrer hasta allí. Nosotros continuamos un poco por la ribera del Tormes.

Estábamos completamente solos y la tranquilidad dio pie a que conejos y zorros salieran por todos los rincones. Incluso vimos un zorro incauto que corría directo hacia nosotros y en el último momento, cuando se percató de nuestra presencia, dio un quiebro fortuito para cambiar la dirección y aceleró el trote para alejarse lo antes posible. Nosotros en cada nueva aparición nos quedábamos inmóviles para no asustarles 🙂

Cuando subimos al castillo, después de una cuesta bastante inclinada, decidimos almorzar cubiertos de los vientos dentro de la única estructura en pie de la ruina. Allí leímos historias del paladín Bernardo de Carpio, el hijo bastardo que se convirtió en leyenda.

Visita a Carpio-Bernardo y vuelta

Desde el Castillo vislumbramos todos los posibles caminos de vuelta. Decidimos pasarnos por el pueblo el cual nos consta que celebran una gran feria medieval. Disfrutamos la arquitectura de su iglesia romanica, leímos los paneles informativos y, después de una vuelta, volvimos por un camino directos a Villagonzalo.

Por este camino encontramos el canal que sale del Azud. Sin nada más que destacar llegamos al coche con un recorrido en la espalda asequible para cualquiera y lleno de historia. Además muy cerquita de Salamanca y de multitud de caminos por recorrer. Como ya he comentado, volveremos con las bicis 😉

Compartir

Dejar un comentario

avatar
500
  Suscribir  
Notificar a