Sierra de la Culebra: un recorrido por los dominios del lobo en el noroeste de Zamora

Camino de la Sierra de la Culebra

Sierra de la Culebra: un recorrido por los dominios del lobo en el noroeste de Zamora

                                 FICHA TÉCNICA

Recorrido: Santa Cruz de Cuérragos – Riomanzanas – Villarino de Manzanas – Figueruela de Arriba
Identificación: Sierra de la Culebra
Distancia: 17,7  kilómetros
Circular: NO
Dificultad: Moderada
Tiempo total: 5,5 horas
Tiempo en movimiento: 4,5 horas
Cota máxima: 819 metros
Cota mínima: 548 metros
Desnivel máximo: 386 metros
Recomendable con niños: NO 
Recomendable para inexpertos: NO
Mejor época: Primavera y Otoño

El lobo se ha convertido en un personaje principal en la escena de nuestro ecosistema mediterráneo. En nuestra ruta de hoy nos adentramos en los dominios de este hermoso y admirado animal en la Sierra de la Culebra, paraje situado en el noroeste de la provincia de Zamora.

Índice
La ruta
Santa Cruz de los Cuérragos – Riomanzanas
Riomanzanas – Villarino de Manzanas
Villarino de Manzanas – Figueruela de Arriba
Relatos
¡¡SOY HUMANO, SOY HUMANO!!
La furgo escolar
La boda

Hemos realizado esta ruta en todas las épocas del año y siempre es preciosa. En otoño el camino está cubierto por una alfombra de hojas de roble y castaño que da gusto pisar, mientras las riberas de los ríos presentan unos tonos escandalosos de amarillos y ocres.

En primavera impresionan el morado del brezo, el olor dulzón de las escobas, etc…  Y la presencia del lobo, difícil de ver, pero fácil de sentir en todo el camino por sus rastros (huellas, excrementos…).

La ruta en la Sierra de la Culebra

Santa Cruz de los Cuérragos – Riomanzanas (6 Km)

Son 6 kilómetros de suave bajada por un camino tradicional bien trazado.

El pueblo de Santa Cruz de los Cuérragos es imprescindible en la Sierra de la Culebra gracias a Fernando, el propietario del Hotel Rural, que pasó por aquí en los años 80 cuando el pueblo estaba a punto de desaparecer. Sin embargo decidió quedarse y ha conseguido que Santa Cruz sea la joya  de La Culebra.

Al llegar a Riomanzanas nos encontramos unos ciervos pastando a la entrada del pueblo. Es un pueblo pequeño con el río de por medio, con un precioso puente y casas de piedra.

Pueblo en la sierra de la Culebra
Riomanzanas – Villarino de Manzanas (6 Km)

Tras atravesar el precioso pueblo nos vamos por unas hermosas praderas y después de cruzar la carretera tomamos un camino que nos sube a media ladera del monte, lo dejamos y “a salto mata” bajamos al Arroyo de Valdecarro y lo vamos siguiendo hasta encontrar el camino que nos lleva a Villarino de Manzanas. Este pueblecito tiene una magnífica zona de recreo al lado del río donde paramos a comer y descansar.

Villarino de Manzanas – Figueruela de Arriba (6 km)

Después continuamos por la ribera del río y pasando unos sencillos y  resistentes puentes de lanchas de piedra, subimos por un buen camino hasta Figueruela de Arriba.

Panorámica de la Sierra de la Culebra

Relatos de la gente de la sierra, de la sierra sin gente

Relato 1.­ ¡¡SOY HUMANO, SOY HUMANO!!

Sorprende al viajero que va a Sierra de la Culebra el buen aspecto del pueblo de Santa Cruz de los Cuérragos: muchas casas arregladas, todas intentado mantener su forma original de piedra, pizarra, etc.,

Este estilo de construcción contribuye a que sea un pueblo insustituible, de los que hay que ver, en la sierra. Pero su historia es inseparable a la del Hotel Rural de Fernando, que llegó a Santa Cruz en los años 80 del siglo pasado cuando el pueblo amenazaba ruina y, por supuesto, se enamoró de él y pensó que era un lugar ideal para pasar el resto de sus días.

Para ello, qué mejor cosa que comprar una casa, arreglarla y convertirla en hotelito rural. ¡Qué bonito y qué bucólico! Y qué bien para una persona que no necesita mucho y quiere tranquilidad.

Pero… ¡Ay, no sabía dónde se metía! Empezaron los problemas en ese mismo momento. Traer una línea de teléfono fijo era imposible. Después con el móvil la cosa no fue mejor, si acaso cogía cobertura pero de alguna compañía portuguesa, y más tarde se necesitaba internet. Problemas que se arreglaron con paciencia, dinero y conformándose con lo que otros rechazaron.

Y luego vinieron los clientes… que muy bonito todo, pero que no sabían qué hacer y se aburrían (los pobres). Y rápido se puso a buscar actividades. Pensó que había que asfaltar el camino que va al pueblo vecino con unas preciosas piscinas naturales. Habló con la Diputación, con la Junta, y que sí, que sí, que eso se asfalta. Ni que decir tiene que 20 años después no se ha asfaltado.

Se puso manos a la obra para preparar rutas de senderismo abriendo caminos, pero entre que a los cazadores que no les gusta mucho la gente por el campo y la vegetación que a la mínima se desborda…, ya quedaron abandonados.

Otra actividad a la que recurrió fue el avistamiento de fauna salvaje o turismo de naturaleza, como se le llama ahora. Consiguió a base de constancia acercarse a una manada de lobos, pero como veía que la confianza de los bichos iba en aumento y dado que en la reserva todavía se cazan lobos, un día que los tenía a escasos 30 metros se levantó de su escondite y gritó todo lo fuerte que pudo: ¡¡¡SOY HUMANO, SOY HUMANO!!! con lo que huyeron despavoridos y hasta hoy.

A los antiguos habitantes del pueblo, o a sus descendientes, al ver que el pueblo era apreciado por los turistas, les entraron ganas de arreglar la casa de los abuelos para el verano, y por supuesto, el gusto arquitectónico dejaba mucho que desear. Así que peleas y discusiones con los vecinos: que si no puedes poner las ventanas de aluminio, que si los tejados aquí son de pizarra y no de chapa, etc.

Pero se logró, venció el estilo tradicional y Santa Cruz de los Cuérragos es hoy en día el emblema de la Sierra de la Culebra y Bien de Interés Cultural con la categoría de conjunto etnológico.

Moraleja: Los pueblos pueden reconstruirse y tener vida, pero será por el empuje de gente motivada, nunca por la Administración.

Relato 2. La furgo escolar

Son las 8 de la mañana y hay ­4ºC. Los niños en edad escolar de Riomanzanas se van a la escuela. Las ganas de educación son pasmosas: salen a las 8 para llegar a las 9.

Viajan desde la parte oeste de la sierra a la parte sur, para luego subir de 800 metros a 1.300 metros y bajar por el norte y por carreteras de montaña unos cuantos kilómetros hasta llegar al centro de educación en Villardeciervos. En total 60 kilómetros de horribles carreteras con frenazos continuos porque las apariciones de ciervos, jabalíes, corzos y algún lobo no son algo casual sino muy habitual, incluso varias veces en el mismo viaje.

Con esto tienen una ventaja: estos niños saben distinguir perfectamente la edad de los ciervos por la cuerna, cuáles son sus querencias de pastos y como varían a lo largo del año, también saben que en época nupcial (septiembre ­ octubre) son muy imprevisibles y se los pueden encontrar en cualquier lugar de la carretera y a cualquier hora .

También saben que el accidente con un ciervo es muy peligroso porque es el animal más grande y golpean directamente contra la luna del coche.

En lo que son auténticos especialistas es en meteorología. Saben que tienen que salir de la escuela en cuanto ven nubes en la sierra y baja la temperatura, ya que eso significa que va a nevar. Y que si nieva hay que esperar a la quitanieves, y si aquí la temperatura es de ­7ºC, en su pueblo es de ­13ºC. Y de las tormentas… ¡ni te cuento como pegan en la parte norte!

Para acabar de arreglar las cosas, la Diputación de Zamora dice que la carretera, que figura en los mapas como ZA­L­2674, no es una carretera, es una pista forestal y que no es de su competencia arreglarla, así que los baches son como pozos.

Por suerte para la Administración, los niños crecieron, se fueron y ya no hay niños. ¡Se acabó el problema!

Relato 3. La boda

¡Ya pasó, ha tardado, pero ya pasó! Los cochazos brillantes, los invitados sudorosos con sus corbatas (ellos) y con sus vestidos bonitos (ellas). Solo quedan roderas en la pradera que sirvió de aparcamiento y los confetis y el arroz a la puerta de la iglesia.

Ha sido la única boda en 50 años (47 para ser más exactos) en Villarino de Manzanas, todo un acontecimiento para el pueblo.

Que haya una boda en un pueblo y sea un acontecimiento es normal. Que lo sea a nivel comarcal ya es más raro y significa que algo no va bien. Pero que sea una noticia a nivel provincial y salga hasta en La Opinión de Zamora es algo muy sintomático de lo que pasa en la provincia: la despoblación.

Sí, Zamora se queda vacía y no solo sus pueblos pequeños, que prácticamente se vaciaron en los años 70. También pueblos como Benavente y la propia capital se acaban.

En España ya hay tres provincias que han alcanzado el triste dato de tener más originarios viviendo fuera de su provincia que en ella: Teruel, Soria y Zamora. En Salamanca podemos estar relativamente tranquilos ya que hasta dentro de 10 o 15 años no alcanzaremos ese estado.

Desde que la gente se iba a América ha habido varias oleadas de emigración: en los años 60 al País Vasco, en los 70 a Asturias. Con la última crisis económica se han ido los zamoranos mejor preparados.

En la actualidad se enfrentan a la última emigración, la de la gente que ahora tiene entre 50 y 70 años, que envejecida se irá a donde estén sus hijos, con lo que la población se reducirá a un tercio de la actual, o sea prácticamente desaparecerá.

5 3 votes
Valoración

Compartir

Suscribir
Notificar de
guest
1 Comentario
El más nuevo
El más antiguo El más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Carlos Brito

Precioso artículo. Dan ganas de ir


1
0
Me encantaría que comentaras tus pensamientos, por favor.x