FICHA TÉCNICA

Recorrido: Vado de Guadarrín -Venta de San Juan
Identificación: Recorrido por el cauce del Río Genal
Distancia: 12,68 kilómetros
Circular: NO
Dificultad: Moderado
Tiempo total: 5,5 horas
Tiempo en movimiento: 4,5 horas
Cota máxima: 365 metros
Cota mínima: 226 metros
Desnivel máximo: 76 metros
Recomendable con niños: NO 
Recomendable para inexpertos: NO
Mejor época: Verano

Este de hoy no es un recorrido al uso. Es un sendero visual, un homenaje de agradecimiento al lugar donde discurre mi desempeño profesional últimamente.

Nos desplazamos hasta la Serranía de Ronda, al oeste de la provincia de Málaga para caminar por el cauce de un río.

Un vergel, Yanna, el río y los habitantes que le dan vida. Mil años de historia desde que uno de aquellos andaluces le diera el nombre que aún permanece: “Paraíso de la Providencia”, el Genal.

Este río tiene unos 50 km de longitud y su tramo está segmentado por la intersección de varios vados de caminos o carreteras. Eso lo hace más fácilmente abordable.

En su mayoría, los senderos marcados requieren recorridos de ida y vuelta o un vehículo de espera a la salida. Los itinerarios circulares se hacen demasiado largos.

Este es uno de ellos. Reúne cierta dificultad por la longitud que tiene, pero el tránsito por el cauce es fácil.

Flora y fauna

Sus arboledas frondosas de chopos y alisos o los sotos de sauces aparecen en un estado casi ideal. Un genuino concierto para flauta y orquesta difícil de escuchar en otro paraje.

La oropéndola interpreta como solista al modo que otros pájaros no llegan. Cucos, mirlos, palomas, tórtolas, picapinos y rusiseñores componen el coro del que a veces dan ganas de excluir las estridencias disonantes de arrendajos o algún pito real.

Caminar sobre el agua te hace sentir la libertad de una hoja arrastrada por la corriente, Su levedad flotante y la impredecibilidad del destino. Conviene calzado adecuado para el agua o en su defecto algo usado de poco valor.

Las vegas que el río da lugar están totalmente alteradas. En otros tiempos fueron asiento de cultivos de huerta, hoy en su día presentan choperas y algunos frutales. Han pasado un tiempo abandonadas, pero ahora vuelven a recuperarse los edificios tradicionales para estancias de recreo.

Molinos

La actividad molinera, ahora está fosilizada. Sus carcasas languidecen como esqueletos mastodónticos envueltos por musgos o zarzales. La selva autóctona hace valer sus documentos de propiedad.

En el tramo final encontrarás el Molino de Armenta, de visita recomendable para admirar la arquitectura típica y manejo del agua. Junto con las charcas artificiales que se construyen en verano entre Jubrique y Algatocín, son el aliciente más reclamado por los visitantes.

Así que con un ascenso poco más de 1 km desde la Venta San Juan puede completarse la parte más frecuentada.

Desde aquí, el tramo entre la Venta y el Charco de la Escribana es el recorrido más demandado. Las estancias en el camping y el trayecto de pasarelas sobre el río lo hacen más recomendable. Es corto y de fácil ejecución. En poco más de dos horas puede completarse en ida y vuelta.

Cualquiera de ellos es perfecto para admirar la belleza salvaje de este río, imaginar el calado de sus crecidas, así como la importancia de sus aguas en el mantenimiento de la vida humana en todo su entorno.

¡Larga vida al Paraíso!

5 1 vote
Valoración
Pastoreo estrellas, cultivo mariposas, construyo bosques. Trabajo dejar dinero en el Paraíso. Recorro el mundo, en la medida que puedo...oh!!! me dejan. Versos y abrazos
Subscribe
Notify of
guest
4 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
JOSE

Un placer descubrir contigo estos lugares tan poco transitados y que te hacen estar cerca de ti mismo. Un día de buenas sensaciones por el cauce del Genal. Tomo nota de lo del calzado adecuado (jajajaja). Siempre observando y aprendiendo. Siempre creciendo.

Gloria

Me ha encantado leer tu ruta. Gracias por tus colaboraciones y por hacernos sentir estos maravillosos paisajes andaluces que tanto quiero.

Edu

Ya hasta caminas sobre las aguas, Puli, tienes superpoderes. No dejas de sorprendernos. Enhorabuena por tus crónicas. Son magníficas, de veras