La Sierra de Irta, el secreto de Castellón